31/05/2016

Conducción eficiente. TIPS para reducir el consumo de tu vehículo

En Anser Europe, empresa de alquiler de vehículos que cuenta con un amplio equipo de chóferes privados en Madrid, queremos ofrecerte los mejores consejos de conducción para que puedas ahorrar en el consumo de tu vehículo de una forma sencilla, que además ayudará a preservar el medio ambiente.

Reduce el consumo

La contaminación presente en la atmósfera es cada vez mayor, y reducirla es una de las preocupaciones más importantes en nuestra sociedad. Los gases que emiten los vehículos son una de las principales causas de la polución, por lo que el fomento de la conducción eficiente se ha convertido en algo esencial.

Además, tener una conducción eficiente te permitirá reducir el consumo de gasolina y, así, ahorrar en carburante.

En Anser Europe, empresa de alquiler de coches con conductor, te damos algunos TIPS sobre cómo conducir un coche para que consuma menos combustible y, por tanto, sea menos contaminante.

 

  1. Arranca el motor sin pisar el acelerador

Para un menor consumo del vehículo, es fundamental que mantengas el pie fuera del acelerador en el momento de arrancar. Una vez arrancado, inicia la marcha inmediatamente en el caso de los coches de gasolina, y espera unos segundos antes de emprender el movimiento en coches diésel.

 

  1. Evita frenazos y acelerones bruscos

La clave de una conducción eficiente es la capacidad del conductor de anticiparse al tráfico con el objetivo de frenar lo menos posible, así que conserva una correcta distancia de seguridad para poder reaccionar ante un imprevisto.

 

  1. Mantén una velocidad constante

Cuando encuentres la velocidad adecuada, intenta mantenerla constante durante todo el trayecto y decelera progresivamente ante un cambio de ritmo del tráfico, para que el consumo  de gasolina se mantenga estable.

 

  1. Circula el mayor tiempo posible en las marchas más largas

En la medida de lo posible es conveniente circular en las marchas más largas. Usa la primera marcha sólo para iniciar el recorrido y cambia a la segunda unos 2 segundos más tarde o antes de recorrer los primeros 6 metros.

 La mejor manera de medir la necesidad de cambiar la marcha son las revoluciones por minuto que adquiere el coche durante el recorrido. Por lo general, en los coches gasolina te recomendamos que cambies la marcha cuando tu vehículo alcance unas 2000-2500 rev/min; y en el caso de los coches diésel unas 1500-2000 rev/min.

Asimismo, es beneficioso para el consumo del vehículo que realices saltos de marcha, es decir que, por ejemplo,  pases de segunda a cuarta sin pasar por la tercera.

 

  1. No bajes las pendientes en punto muerto

No te creas todo lo que oyes. No es cierto que bajar las pendientes en punto muerto reduzca el consumo, totalmente lo contrario, bajarlas en punto muerto supone un mayor consumo de gasolina para tu coche y además un aumento considerable de las emisiones de gases.

Cuando tengas que subir una pendiente debes intentar utilizar la marcha más larga posible aunque tengas que acelerar más, la común práctica de subir el coche en primera para que este tenga más fuerza es muy contaminante y consume mucha gasolina.

 

  1. Apaga el motor  en paradas superiores a 60 segundos

Actualmente ya existen coches que tienen un sistema de apagado automático del motor cuando sea conveniente. Sin embargo, todavía son muchos los coches que sólo se apagan cuando el conductor lo decide, por eso, es importante que tengas en cuenta que deberías apagar el motor de tu vehículo cuando permanezcas parado más de un minuto. Sí, en ocasiones incluso en los semáforos en rojo.

 

  1. Evita el aire acondicionado cuando sea posible

La temperatura para una conducción adecuada es de 21ºC, por lo te recomendamos encender el aire acondicionado o la calefacción solo en casos en los que sus niveles impidan una conducción cómoda.

En lo referente a las ventanillas de tu vehículo, debes intentar mantenerlas cerradas siempre que puedas ya que abrirlas aumenta la resistencia del aire al coche por lo que este necesitará consumir más para poder mantener la velocidad.

 

  1. Cuida el correcto mantenimiento del vehículo

Si te aseguras de que tu coche se somete a las revisiones pertinentes y se conserva en perfecto estado, también beneficia el menor consumo de carburante. Es crucial que compruebes, sobre todo antes de emprender trayectos largos, que el motor de tu coche está en perfectas condiciones, que los filtros y niveles son los adecuados, que la presión de tus neumáticos es la correcta y que la distribución de tu carga está equilibrada. 

 

Ventajas de una conducción eficiente 

El estilo de conducción también influye en el gasto de combustible, la contaminación e incluso en el deterioro del vehículo. Algunas de las ventajas que conlleva la conducir eficientemente son:

-          Una mejora de la comodidad a la hora de conducir y una reducción del nerviosismo y la tensión.

-          Un ahorro económico tanto en combustible como en el mantenimiento del coche.

-          Una reducción de la contaminación de la atmósfera y, por tanto, un aumento de la calidad del aire.

-          Un incremento de la seguridad vial y una reducción de accidentes.

 

Con el objetivo de fomentar una conducción eficiente, cada vez son más las marcas que apuestan por la fabricación de vehículos con bajas emisiones. Sin embargo, la mayor responsabilidad es la del conductor que debe ser consciente de la importancia de su comportamiento ante el volante.

Para conseguirlo, nuestro servicio de transporte con chófer especializados te proponen estos pequeños cambios en tus hábitos de conducción.