21/02/2017

7 consejos para organizar la visita comercial de un cliente internacional

La visita de un cliente internacional a tu empresa es una oportunidad que debes aprovechar al máximo. La prioridad es que quede plenamente satisfecho con el viaje de negocios y que vuelva a casa convencido de que tu empresa es el proveedor o el socio acertado para él. Y para ello no solo es importante hablarle a tu cliente internacional de números y ventajas empresariales, sino también tener en cuenta todas sus necesidades y cuidar cada detalle durante el tiempo que dure su visita. Para organizar una visita comercial de carácter internacional de manera adecuada es necesario tener en cuenta una serie de factores que deberás cumplir para que todo sea perfecto.

Consejos sobre cómo hacer una visita comercial internacional:

 

1. Infórmate muy bien sobre tu cliente

Tanto si te visita un cliente internacional ya establecido como uno potencial, seguro que ya tienes mucha información recopilada sobre él. Actualiza dicha información todo lo que puedas y ten a mano todos los datos que puedan servirte para impresionarle o convencerle de que sois la empresa que necesita.

Pero no dejes de lado la información como las costumbres de su país o la actualidad política y social: son datos que te ayudarán a generar confianza y buen ambiente entre vosotros.

2. Muéstrale los puntos fuertes de tu empresa

No hace falta decir que cuando va un cliente a tu empresa debes organizar una visita a las instalaciones, reuniones con todas las personas con responsabilidad en su cuenta y presentaciones atractivas con información de resultados y objetivos. Pero además de todo esto, debe haber un esfuerzo extra en mostrar las mayores virtudes de la empresa y del personal: organización meticulosa, un ambiente profesional pero cálido, motivación del personal, etc.

3. Contrata un traductor si es necesario

Si se da el caso de que el cliente que te visita y tú (o alguien de tu empresa) no tenéis una lengua en común que ambos habléis con fluidez, posiblemente lo más acertado será contratar a un traductor. De esta manera te asegurarás de entender al 100% las peticiones de tu cliente y, al mismo tiempo, de que toda la información que le transmitas le llegue sin ninguna distorsión de significado.

4. Cuida todos los detalles

Ya hemos visto muchos detalles a tener en cuenta para que la visita de tu cliente internacional sea todo un éxito. Sin embargo, como bien sabrás, cada caso tendrá unas peculiaridades que deberás tener en consideración para que todo salga perfecto.

Así, en este punto pondrás en práctica todo lo aprendido anteriormente sobre tu cliente, ya que según las costumbres de su país puedes ofrecerle un plan diferente.

5. Despreocúpate de todos sus desplazamientos

Está claro que cuando te visita un cliente internacional no puedes dejar sus desplazamientos a su suerte. En primer lugar puede que tengas que buscarle un billete de avión, o tal vez este paso corra por su cuenta.

Lo que sí es plenamente tu responsabilidad es asegurarte de que llegue a tu empresa, a su hotel y a cualquier sitio que deba ir, con comodidad y despreocupación. La mejor manera de conseguir esto es alquilar un coche con conductor que acompañe a tu cliente en toda su visita.

6. Busca un hotel ubicado estratégicamente

Tú conoces los hoteles de tu ciudad mucho mejor que tu cliente, por lo que es conveniente que le hagas sugerencias a su agencia según la ubicación que te interese. Asegúrate de buscar uno que esté situado estratégicamente cerca de puntos clave, de manera que pueda llegar rápidamente a cualquier sitio donde le quieras llevar. Si unes esta estrategia a un coche con chófer, la visita de tu cliente será increíblemente productiva.

7. Ofrécele también ocio y turismo

Y, por supuesto, una visita de un cliente internacional requiere un poco de ocio y turismo para que sea completa. Puedes acompañarle o no, según el tipo de relación que tengáis, si ha venido una persona o varias, etc. Pero la cuestión es planificar visitas turísticas, reservar en un restaurante de moda y, en definitiva, enriquecer la experiencia de tu cliente.

Si cuentas previamente con un servicio de alquiler de coches con conductor para que le lleve a todas partes, tendrás la tranquilidad de que todo va a salir bien y de que tu cliente volverá a casa más satisfecho y convencido que nunca.