12/12/2017

Consejos para rentabilizar tu participación en una feria como expositor

Inmersos en pleno mes de diciembre, llegan los propósitos y la planificación del próximo año. En el plano de los negocios, las empresas hacen balance, fijan objetivos y diseñan el calendario anual. Muchas empresas marcan en rojo las fechas en las que se celebran ferias y congresos relacionados con su sector, a las que deben acudir para presentar sus novedades y estar al día de la evolución de los productos. Por ello, ahora que te encontrarás metido de lleno en la planificación, te proponemos unos consejos para que rentabilices al máximo tu participación en una feria como expositor.

Lo primero que debes tener a mano es una buena agenda de contactos de clientes y saber organizar correctamente los tiempos previos y posteriores a tu asistencia a la feria. Si diriges una empresa, eres el gerente o el encargado de organizar los eventos sigue leyendo y toma nota de estas claves.

Antes de la feria: contactos y organización

Para comenzar, es interesante que avises a todos tus contactos de tu participación como expositor en la feria. En este sentido, es básico elaborar un mailing en el que expliques qué novedades vas a presentar a la feria y que vas a ofrecer a tus clientes. Del mismo modo, puedes hacer un “call to action” e invitar a que reserven cita para conocer los nuevos productos o servicios de forma personalizada. Para exprimir al máximo los días, te recomendamos que llegues a la feria con la agenda prácticamente cerrada con las visitas de potenciales usuarios.

Además de ponerte en contacto con tus clientes, puedes utilizar toda la información que te facilita la organización referente a quiénes participan también en la feria y poder establecer sinergias. Puedes buscar otros expositores que complementen tu producto o servicio y entre todos llegar a un acuerdo de colaboración. Asimismo, analiza la competencia que va a participar y ve siempre un paso por delante. Cuida tu imagen corporativa y prepara un stand digno de visitar, en el que no falte nada. Recuerda que los detalles son los que marcan la diferencia.

Para cerrar esta fase previa, no olvides reservar hotel y medio de transporte. En la mayoría de las ocasiones en los alrededores de los pabellones expositores siempre hay una amplia oferta de alojamientos. Incluso suele haber hoteles que hacen descuentos por participar en el evento. Por lo que se refiere al transporte, una buena opción puede ser contratar un servicio de transporte con chófer. Con este tipo de servicio el chófer estará preparado para recogerte cuando llegues a tu destino y llevarte hasta el punto en el que se celebra la feria. También puedes contratar una ruta que englobe todos los días que estarás participando en el evento y no tengas que preocuparte de cómo llegas a la feria y cómo regresas al hotel. Además, es interesante organizar el transporte también de tu equipo, y posiblemente contratar un minibús sea una solución eficaz y económica.

Durante la feria: trabajo y coordinación

Es clave tener un buen equipo comercial que esté al pie del cañón en el stand atendiendo a los visitantes y captando nuevos clientes. También es imprescindible que los trabajadores que asistan a la feria hablen idiomas, principalmente, inglés ya que las ferias se convierten en un punto de encuentro de negocios internacionales.

Del mismo modo, las personas que estén en el stand deben conocer perfectamente la actividad de la empresa, los valores y las novedades que se presentan para atender perfectamente a los visitantes. Por ello, aprovecha los instantes antes de abrir la feria para repasar con todo el equipo humano el mensaje que queréis lanzar.

Igualmente, tienes que coordinar a todo el equipo para que el stand no esté solo en ningún momento y siempre haya alguien dispuesto a atender a los clientes. Puedes realizar turnos entre tu equipo para que todo el mundo tenga sus horarios de comida y descanso. En esta organización de tiempos también debes contemplar la posibilidad de visitar a otras empresas con las que trabajes habitualmente o con las que puedas llegar a acuerdos comerciales. Durante las ferias es buen momento para hacer networking y establecer contactos profesionales.

También es importante que los catálogos y las tarjetas de tu empresa estén a la vista de quien acude al stand para que pueda ojear las novedades mientras pasea por la exposición, incluso llevárselo y echarle u vistazo con más calma. Para los clientes, las jornadas posteriores a la feria sirven de punto de inflexión para tomar decisiones en torno a los productos o servicios que quieren adquirir.

Después de la feria: balance y comunicación

Una vez regreses de la feria, deja que pasen 24-48 horas para retomar el contacto con los potenciales clientes que te han visitado en el evento. Escríbeles un mail o llámales por teléfono y, primero que nada, agradéceles su asistencia e interés por tu producto o servicio. Seguidamente, recuérdales de qué estuvisteis hablando en la visita y aprovecha esta comunicación para dejar una puerta abierta por si necesitan algo de tu negocio.

Por otro lado, reúnete con el equipo humano que ha trabajado en la feria y haced balance de cómo ha ido el evento. Anotad las cosas positivas y las negativas, para en futuras ocasiones impulsarlas o rectificarlas, respectivamente.

Si cumples con todo este listado conseguirás maximizar tu asistencia a cualquier feria como expositor. Y recuerda que si necesitas un servicio de traslado de personas, en Anser Europe somos expertos y nuestros servicios se adaptan a tus demandas. Cuéntanos qué necesitas y nosotros te organizaremos la ruta perfecta.