09/08/2016

Viajar con mascotas: 5 TIPS para que tu gato viaje sin estrés en el coche

Si tenemos una mascota en casa, llevarla o no con nosotros en las vacaciones es una decisión importante que debemos plantearnos. Dejarla con un familiar en ocasiones es complicado y llevarla a un hotel de mascotas puede ser muy caro. Por ello, en ocasiones organizar nuestro viaje para que nuestra mascota venga con nosotros es la única solución y, además, puede ser muy divertido.

Los viajes en coche suelen ser los más recomendables si vamos a viajar con mascotas ya que nos permiten la libertad suficiente para tenerlo todo bajo control y cuidar de nuestro animal.

Sin embargo, en algunos casos viajar puede suponer un cierto estrés y descontrol en los animales. Es especial el caso de los gatos, muy proclives a pasar un mal rato durante los trayectos en vehículo, por lo que acondicionar el coche para que viajen cómodos y no supongan una distracción para el conductor es un aspecto a tener en cuenta a la hora de planificar un viaje en coche.

En Anser Europe nos preocupa mucho la seguridad vial y por eso, al igual que te explicamos la mejor manera de viajar con niños en coche, hoy te dejamos una serie de consejos que harán que tanto tú como tu mascota felina tengáis un viaje agradable y sin sobresaltos.

 

  1. ¿Cómo transportarlo?

La seguridad es lo más importante en estos casos, ya que bajo ningún concepto el gato puede ir suelto en el vehículo, porque además de acarrear una multa, pondrás en riesgo la vida del animal, la tuya misma y las de los demás ocupantes del coche. Un movimiento brusco o inesperado puede poner en peligro la seguridad al volante.

Es por tanto imprescindible que los gatos viajen en un transportín que sea rígido, seguro y adaptado a las dimensiones del animal. El mejor lugar para colocarlo será en el maletero, si este es abierto, o en la parte de atrás del vehículo, en el hueco situado entre los asientos delanteros y traseros.

Asimismo, debemos facilitar la respiración del gato y mantenerlo alejado de los conductos de aire acondicionado.

 

  1. ¿Qué hacer para reducir su miedo a viajar?

No existe una solución mágica para hacer desaparecer su miedo, ya que a los gatos no les gusta cambiar de ambiente ni de rutina y el coche puede llegar a estresarles mucho, pero sí puedes reducir sus niveles de desconfianza creando un ambiente favorable para el animal.

Lo mejor que puedes hacer es acostumbrar a tu mascota a este tipo de viajes, para que poco a poco pueda habituarse y disminuir su estrés cuando vayamos a realizar un trayecto más largo.

Realiza viajes previos de corto recorrido para que pueda aclimatarse al vehículo y prémialo para que no asocie subir al coche como algo negativo o traumático.

Crear un ambiente tranquilo y familiar será otro factor clave a tener en cuenta. Esto puedes conseguirlo manteniendo un volumen de música no demasiado alto, evitar los ruidos innecesarios y tratar al animal de forma relajada en caso que se ponga muy alterado.

 

  1. ¿Cada cuánto debo alimentarlo?

Es importante tratar de no alterar los ritmos alimenticios del animal en la medida de lo posible, ya que eso también les puede suponer cierto grado de ansiedad. Lo mejor es darle de comer, al menos, entre dos y tres horas antes del inicio del viaje para evitar mareos o sensación de malestar. En recorridos largos es recomendable que las paradas coincidan con su horario alimenticio habitual. Además, no dudes en parar cada hora para darle agua y mantenerlo lo más hidratado posible.

 

  1. Si el trayecto es largo, ¿cómo hacer que el gato descanse?

Cuando el viaje en coche vaya a prolongarse en el tiempo hay que tener en cuenta que en las paradas que realicemos el gato no deberá abandonar el vehículo si no es con una correa. Si crees necesario sacarlo del transportín, mantén las puertas del automóvil cerradas para evitar que salga y pueda provocar algún accidente o sufrir un atropello.

No obstante, no es conveniente dejar al animal solo en el coche mientras realizas un descanso para estirar las piernas, ya que puede sufrir un cambio brusco de temperatura o un golpe de calor que le puede afectar negativamente.

 

  1. Mi gato lo pasa realmente mal al viajar. ¿Qué debo hacer?

Para aquellos animales que se pongan especialmente nerviosos y estresados en el momento de viajar en coche, se puede recurrir a sedantes suaves que les tranquilicen.

Otra opción muy efectiva es rociar el interior del vehículo y del transportín con feromonas sintéticas para gatos, tanto en los días previos al trayecto como unas horas antes del propio viaje, ya que producen un efecto calmante en el animal. Este tipo de sedantes y las feromonas sintéticas pueden ser facilitados por tu veterinario.

 

En cualquier caso es aconsejable tratar de familiarizar al gato con el vehículo desde pequeño para evitar situaciones de estrés grave. Acostúmbralo a usar el transportín situándolo con la rejilla abierta en su lugar favorito de la casa, coloca dentro su manta preferida y deja suficientes juguetes en el interior para incitarlo a entrar por iniciativa propia.

Si eres capaz de habituar a tu mascota a este tipo de hábitos la experiencia de viajar en coche será mucho más satisfactoria y feliz para todos.