05/07/2016

Prepara tu coche antes de viajar: 6 consejos para aumentar la seguridad en carretera

Si estás pensando viajar en coche este verano, es fundamental que prepares tu vehículo entes de viajar para prevenir fallos imprevistos y, lo que es más importante, posibles accidentes para garantizar, así, tu seguridad y la de los que viajan contigo. En Anser Europe, como empresa de chóferes privados expertos, te recomendamos que revises distintas características de tu vehículo para poder viajar con total tranquilidad.

En primer lugar, debes tener al día las revisiones de tu coche. En el manual de tu automóvil, el fabricante indica cada cuantos kilómetros es aconsejable realizar una revisión. Realizar estas revisiones periódicas es crucial para el correcto mantenimiento de tu vehículo.

Asimismo, existen una serie de verificaciones básicas que, aunque tengas todas tus revisiones al día, debes comprobar antes de emprender tu viaje. Aquí las más importantes:

 

  1. Revisa la presión, el desgaste, el equilibrado y la alineación de tus neumáticos

Una correcta conservación de los neumáticos es uno de los aspectos clave para mantener tu coche en buen estado y cuidar la seguridad en los trayectos largos por carretera ya que las ruedas son la parte del vehículo que más expuestas están al desgaste por lo que un fallo en el neumático es una de las causas más comunes de accidente ya que rentan adherencia y capacidad de frenada.

Cotejar que la presión de tus neumáticos es la correcta es el primer paso para garantizar el buen estado de los mismos. Cada vehículo tiene una presión indicada para las ruedas delanteras y las traseras; se debe comprobar que antes de viajar la presión sea la correcta en todas ellas y, además, si durante el viaje el coche va a llevar una carga mayor de la habitual es conveniente hincharlos más.

Por otro lado, el desgaste de las ruedas es otro aspecto vital para el mantenimiento de los neumáticos. En primer lugar, debes comprobar que el dibujo marcador del desgaste esté en una medida superior a los 1.6 mm, de lo contrario deberán cambiarte. Además, el desgaste de las ruedas debe ser lo más parejo posible. Para ello, es conveniente realizar una rotación regular ya que las ruedas delanteras suelen desgastarse antes que las traseras.

El equilibrado también es esencial ya que ayuda a prevenir el desgaste, pero además elimina posibles vibraciones del vehículo, protege su suspensión, su dirección y su transmisión.

Por último, revisar periódicamente la alineación de las cuatro ruedas, sobre todo antes de un viaje largo, puede prevenir muchos imprevistos ya que un simple golpe en un bordillo puede afectar a dicha alineación y poner en peligro la seguridad del automóvil.

 

  1. Comprueba que los niveles de aceite de tu motor son los precisos

El aceite del motor es el líquido que engrasa las partes metálicas y disminuye el roce de las partes móviles evitando el desgaste, reduciendo el consumo de combustible y aumentando la potencia del motor.

Para comprobar el nivel de aceite es necesario parar el motor y dejar que el coche se enfríe ya que cuando el aceite está caliente se expande y para medirlo debe volver a su nivel normal.

El nivel correcto de aceite debe estar entre el mínimo y el máximo exigido por el fabricante (existen dos marcas en la varilla del depósito de aceite de tu motor). El  nivel de tu vehículo debe estar por debajo del mínimo pero si se agrega aceite nunca debe superar el máximo.

 

  1. Examina el estado de tus frenos

El deterioro de los frenos de tu vehículo depende de los tipos de vías en los que circulas habitualmente, el kilometraje de tu coche y tu forma de conducir. Por ello, la mejor manera de proteger tus frenos es conducir de manera eficiente.

Sin embargo, antes de empezar un viaje por carretera es primordial revisar el comportamiento de tu coche para constatar que tus frenos funcionan correctamente.

Si escuchas ruidos o chirridos al frenas, es muy probable que haga falta cambiar las pastillas o los discos de freno.

Si, por otro lado, debes pisar demasiado el acelerador para que el vehículo frene o el volante vibra al frenar, seguramente tus frenos estén deteriorarlos y necesites sustituirlos.

 

  1. Repasa los elementos que pueden restarte visibilidad en la carretera: luces y parabrisas

La visibilidad en carretera debe ser tu mayor preocupación como conductor ya que de ella dependerán tus actos al volante y tu capacidad para prever posibles peligros.

Así que, confirma que todas las luces de tu vehículo funcionan y los faros se encuentran alineados. Haz un repaso por las luces de posición, largas, cortas, faros antiniebla e intermitentes ya que de ellos dependerá tu seguridad y la del resto de conductores.

De igual manera, comprueba que el depósito de agua del limpiaparabrisas está lo suficientemente lleno para el viaje ya que en el caso de que tus lunas se manchen y te resten visibilidad, el agua será tu mejor aliada.

 

  1. Controla que tus amortiguadores garanticen una correcta estabilidad de tu coche

La estabilidad del vehículo depende del estado de tus amortiguadores, así que controlar su mantenimiento es otro de los pasos que debes llevar a cabo antes del viaje.

Puedes comprobar si tus amortiguadores se encuentran en buenas condiciones apoyando todo tu peso en el capó y a continuación soltarlo bruscamente. Si el coche solo sube, tus amortiguadores están bien pero si sube y luego rebota hacia abajo deben cambiarse.

Otro modo de comprobarlo es en las curvas ya que los coches con problemas en los amortiguadores hacen movimientos extraños en las curvas y baches, oscilando ligeramente arriba y abajo.

 

  1. Verifica que la climatización de tu coche funciona

Conducir en un ambiente caluroso es perjudicial para la seguridad de todos los tripulantes del vehículo ya que provoca somnolencia y merma las capacidades de reacción del conductor, por lo que verificar que el aire acondicionado de tu coche funciona te ayudará a mantener una atmósfera más fresca y conducir de manera más cómoda y segura.

 

Con el objetivo de que todo vaya sobre ruedas durante tu viaje por carretera, tampoco puedes olvidar repasar que tienes toda la documentación de tu vehículo en regla y que cuentas con todo lo necesario para poder actuar frente a cualquier imprevisto, como los triángulos de señalización, el chaleco reflectante, la rueda de repuesto, el gato, etc.

Asimismo, es elemental que al organizar tu equipaje dentro del coche repartas la carga correctamente de manera que el peso extra de tus cosas no suponga un problema para la estabilidad del coche.

Si quieres que un conductor profesional se ocupe de todo y tú solo disfrutar de tu viaje, alquila un coche Anser.